El growth hacking y el liderazgo de trinchera para crecer

El crecimiento personal es decisivo en todas las esferas, tanto en la de lo privado como en el mundo laboral. En los negocios el crecimiento pasa por la adquisición de muchas herramientas y habilidades, pero sobre todo consiste en un conjunto de actitudes y mentalidad (mindset).

Entre éstas, se encuentra el growth hacking, un término algo genérico, que ha sido ampliamente utilizado para definir estrategias no convencionales que permiten desarrollar y expandir un negocio. Crecer saltando algunos pasos. Es una estrategia disruptiva que surge de los modelos de desarrollo típicos de la industria del software.

No se trata solo de marketing y se funda en el aprovechamiento de los datos. Presupone una colaboración entre departamentos para el intercambio de información y para la implementación de procesos y soluciones para el crecimiento. Los conceptos clave son: proceso, experimentación, velocidad, crecimiento, eficiencia y colaboración.

Por lo tanto, podríamos decir que el growth hacking es un proceso de rápida experimentación en el producto y en los canales de comercialización para encontrar la manera más eficiente de crecer. Este enfoque socava la estructura de independencia tradicional entre departamentos, creando un equipo multifuncional para hacer que los procesos sean más fluidos, automatizando tanto como sea posible y minimizando las interrupciones y la pérdida de información.

Esta herramienta de crecimiento trabaja sobre dos características relacionadas con los procesos.

La primera es la experimentación continua. Nunca antes los ensayos habían sido tan necesarios y, al mismo tiempo, tan fáciles y baratos, gracias a la revolución digital, que ofrece enormes grupos de estudio a los que se puede llegar rápidamente y con poco esfuerzo. Sin embargo, no se debe pensar que no tenga coste. El presupuesto es necesario, pero se asigna de manera diferente a los diversos ensayos paralelos, con resultados siempre rápidos y recursos limitados. Al igual que en cualquier campo científico, un experimento debe ser mesurable, repetible y escalable.

La segunda característica es el enfoque en la evolución del producto. En parte es una consecuencia y en parte una causa de la experimentación continua. Un test, de hecho, brinda la oportunidad de probar en el mercado nuevos productos o nuevas características de un producto/servicio. Pero también permite una relación muy directa con los clientes, lo que trae consigo un sinfín de descubrimientos sobre lo que realmente quieren. Se trabaja en una perspectiva estrictamente orientada a resultados, que deben ser monitorizados constantemente.

Algunas de las características típicas del growth hacking son:

  • creatividad
  • adaptabilidad
  • escalabilidad
  • rapidez

Estas son también las características necesarias para prosperar en el mundo Vuca y las cualidades que debe poseer el líder de nuestra época para ‘pensar fuera de la caja’. Además, debe saber que las soluciones suelen funcionar durante un período de tiempo limitado y casi nunca más de unas pocas veces. Por lo tanto, es necesario establecer un enfoque que se adapte en el tiempo, en función de los recursos y los cambios continuos en el escenario. Finalmente, debe conseguir resultados rápidamente, aprendiendo de los experimentos fallidos. Es un liderazgo de trinchera, en constante búsqueda de nuevas soluciones.

No hay duda de que el estancamiento del crecimiento es uno de los problemas más importantes de las empresas actuales. Lo es para todas las organizaciones, desde las start-ups, las PIME, hasta los gigantes multinacionales. Dependiendo del sector y la madurez de la empresa, el concepto de crecimiento cambia, pero la necesidad estructural permanece.

Ciertamente, algunos de los casos de éxito más famosos y estudiados de growth hacking se encuentran en la nueva economía digital, como Airbnb, LinkedIn o Dropbox. Pequeñas y ágiles start-ups que se han convertido en gigantes globales y que ahora siguen con la misma estrategia orientada al crecimiento agresivo y exponencial. A veces incluso de forma excesiva.

Las organizaciones deberían promover la aceptación y aplicación de modelos que aprovechan la agilidad típica de las start-ups, especialmente las tecnológicas, como, por ejemplo, el esquema dual de Kotter y las estrategias de desarrollo Agile, herramientas ideales para este escenario.

Como dijimos al principio, el growth hacking ante todo es un mindset, un nuevo enfoque mental. Alguien incluso se atrevería a definirlo como una filosofía. Pensamiento lateral, no convencional, inusual, fuera de los esquemas… Hay mil maneras de expresar este concepto, pero la conclusión es que se trata de conseguir el crecimiento, atreviéndose por caminos que en el pasado no se habrían tenido en cuenta. Significa centrarse en el crecimiento (growth) pensando fuera de la caja (hacking), o de la trinchera, para ver una solución donde aparentemente no la hay.

Ser innovador o creativo no significa necesariamente ser disruptivo. Si bien la creatividad es un don innato que es difícil, si no imposible de enseñar, ser disruptivo puede, y tal vez debería, ser el resultado de acciones programadas que toman en cuenta el análisis de lo que está sucediendo a nuestro alrededor y conducen a elecciones completamente diferentes de las que tomamos en el pasado.

Debemos ser conscientes de que un enfoque basado en la experimentación inevitablemente trae consigo muchos fracasos, que, sin embargo, deben optimizarse como pasos de aprendizaje, de crecimiento y acercamiento al objetivo. La capacidad de pensar de forma innovadora ya no es una cualidad exclusiva de creativos, que debe ser utilizada con moderación y solo cuando sea necesario, sino que debe convertirse en una forma de ser y de pensar que influya en cada acción y en cada departamento de la organización.

Leave a Reply